dimecres, 1 d’abril de 2009

La importancia de ir a Louvain [Bélgica]

Compañeros:

De un tiempo a esta parte se nos ha tildado a todos aquellos que creemos en una democracia real y participativa de antisistema. Los partidos políticos siguen sin prestarnos atención asegurando que somos una minoría (muchas veces nos adjetivizan de "radical") por tener criterio propio y capacidad factible de discusión.

¿Toleraremos sus paternalismos? ¿Permitiremos que sigan silenciándonos la voz a favor de los propios intereses económicos? ¿Dejaremos, una vez más, que una panda de políticos desoyan los requerimientos del pueblo?

Tengamos claro que ni Zapatero, ni Garmendia ni sus correspondientes delegaciones en cada una de las comunidades autónomas van a mover un sólo dedo, van a firmar una sola declaración a favor de la paralización del Proceso de Bolonia. Porque no les interesa, hay demasiados billetes y neoliberalismo progresista en juego como para permitir que nuestra voz tan plural y tan única a la vez, sea escuchada por quienes debieran haberlo hecho desde un principio: la UE.

Aprendamos de nuestros errores y tengamos la capacidad de vislumbrar la ubicación exacta de la herida que hemos abierto, aprendamos, también, de las que nos abrieron los cuerpos policiales por intentar hablar. Claro queda que su diálogo es una falacia unilateral, que sólo admiten el monólogo engullecerebros sobre las bondades del proceso.

¿Otra vez España quedará a la cola de las vanguardias europeas? ¿Debemos permitirlo?

Por ello, por la voz común que dice NO al Espacio Europeo de Educación Superior, por todos los años que llevamos en lucha y que se nos ha intentado abatir, por nosotros y nuestros familiares que vivirán dicha aplicación olvidando para siempre qué es el espíritu crítico, en definitiva: porque no queremos más miseria cultural.

Motivos no nos faltan, sin embargo, tenemos que unirnos: establecer un frente común hacia la libertad de expresión.

Esta libertad tiene un nombre y una fecha: Louvain 28-29 de Abril (Encuentro Europeo de Ministros de Educación).

Aunque estemos cansados, no decaigamos, ya que de nuestras cenizas no nacerá un ave fénix sino otro esclavo de este sistema mal llamado socialista que chupa la esperanza y la buena voluntad del pueblo a favor de ciertas cuentas corrientes.

La memoria hoy es más que imprescindible: si los políticos se excusan argumentando que es un proceso dictaminado por la UE (recordemos que no tiene competencias en educación), nos vamos a la UE a que nos escuchen. Y no somos los únicos: franceses, italianos, daneses, suecos, ingleses... Prácticamente todos los países europeos que están sufriendo en su propia piel este proceso de mercantilización han sido acallados ya a base de represión (no olvidemos Grecia o Génova), ya partiendo del silencio popular dirigido por los medios de comunicación de los respectivos países, siempre al servicio del Estado.

Louvain no es una metáfora, es una realidad tangible hacia la cual debemos todos orientarnos, sin pereza, sin miedo y con la cabeza bien alta puesto que si no somos nosotros ¿quién lo hará?. Nadie.

¡Nos vemos en Bélgica!


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada